El problema de las auditorías para detectar contabilidad B

En el marco actual en que nos encontramos, a menudo se hablan de auditorías a entidades de las que se sospecha que puedan estar manejando contabilidad en dinero B.

El problema de las auditorías para detectar contabilidad B

El caso es que las auditorías financieras actuales no son la herramienta más adecuada para poder detectar irregularidades dentro de estas entidades, especialmente si las mismas está involucrada la estructura de dirección.

Por norma general, el objetivo de estas auditorías es el de informar a los socios de la organización e incluso a terceros que puedan tener interés en el asunto.

El problema es que las técnicas de auditoría, pese a ser aceptadas, dejan un campo abierto, ya que se basan fundamentalmente en la colaboración tanto de la directiva como de los empleados.

Para la detección de contabilidad B hay que proceder de otro modo distinto a los procesos normales, y tan sólo puede basarse en la suposición o sospecha de que realmente existe este tipo de cuentas.

Para conseguir un resultado fiable sería imprescindible poder contar con la participación de todas las entidades bancarias del país e incluso de aquellas donde se sospecha que pueda haberse derivado el dinero, incluyendo las de otros países.

Por ello nos encontramos en una encrucijada difícil de solucionar, puesto que la existencia de dinero B está más orientada a una suposición que a una prueba en sí, y para conseguir la prueba es necesario que todos los organismos colaboren. .


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO