El Derecho Penal y los abogados penalistas: introducción

El derecho se divide en público y privado, y las diferentes ramas del derecho del mismo se reparten entre estas dos categorías. El derecho público es aquél que regula las relaciones entre las personas o entre las entidades privadas, lo que le caracteriza es que sus mandatos no depende de la autonomía de las partes, es decir que las resoluciones que se adopten son de obligado cumplimiento, sin posibilidad de que ninguna de las partes lo modifique. Y dentro de éste es donde se encuentra el Derecho Penal.

Mientras que el derecho privado se encarga de las relaciones entre los particulares, pero también de las relaciones entre los particulares y el Estado cuando éste también actúa como particular, como son las sociedad o empresas con personalidad jurídica propia pero dirigidas por el estado, un ejemplo es el caso de Renfe. A diferencia del derecho público aquí sí que existe la voluntad de las partes, por lo que en vez de ser de obligado cumplimiento sí que puede ser modificado por alguna de las partes.

Ahora que ya tenemos una división del Derecho hecha y que tenemos ubicado al Derecho Penal dentro de ella, toca hablar más concretamente de lo que se encarga esta rama. De una forma clara y sencilla se podría decir que es el conjunto de normas que resuelven los conflictos que se derivan de la conducta humana, estas normas son creadas por el Estado y sirven de orientación a los jueces a la hora de imponer la pena.

El Derecho Penal no se ocupa únicamente de establecer que conductas son consideradas delito y que pena les corresponde, sino que trata de proteger a la sociedad castigando a quien obra fuera de lo que la sociedad entiende como correcto, pero los castigos no sólo consisten en penas de cárcel, también hay penas de servicio a la comunidad, como también pueden dictarse medidas de seguridad. Lo que debe de quedar claro es que para poder castigar a la gente deben de existir pruebas claras que demuestren el delito que ha cometido, ya que si no hay pruebas no hay forma de poder condenar a nadie.

Toda la legislación básica del Derecho Penal se encuentra recogida en un libro llamado Código Penal, en él aparecen toda la serie de delitos y faltas que pueden cometerse y las penas que corresponde a cada una de ellas. Este código se trata de una ley orgánica, esto quiere decir que para su aprobación, modificación o derogación exigirá la mayoría absoluta del Congreso, y lo largo de toda su historia ha sufrido modificaciones de todo tipo.

Este Código viene perfectamente estructurado en un título preliminar y 3 libros con todas las materias que conciernen al Derecho Penal, todo ello dividido según cuál sea el bien jurídico protegido. Éste está compuesto de 639 artículos debido a que las materias de las que trata son muy amplias y variadas, como pueden ser: el homicidio, el aborto, las lesiones, omisión del deber de socorro, delitos contra el patrimonio, contra la libertad, contra la integridad moral, contra la libertad e indemnidad sexual, contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, contra el honor, contra las relaciones familiares, contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra la seguridad colectiva, delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, entre otros muchos. Pero no sólo trata estos delitos, sino que también aparecen reguladas las faltas correlativas a algunos de estos delitos, como son: faltas contra las personas, contra el patrimonio, los intereses generales y el orden público.

Una vez hecha esta introducción sobre el Derecho Penal queda más claro cuál es el trabajo de los abogados penalistas , pero se puede hablar de forma más específica de todo el trabajo que estos abogados pueden realizar.

En materia de defensa un abogado penalista se puede encargar de la defensa tanto en juicios penales, como en juicios con jurado. La diferencia entre estos dos juicios es que en el primero quien te juzga es un juez del Estado, mientras que en el segundo es un tribunal formado por los propios ciudadanos, los cuales son elegidos de forma arbitraria. Antonius . relevant domains . Otra de sus funciones es prestar defensa en juicios de menores, o asistencia al detenido tanto ante la policía como en el juzgado.

Si al contrario se trata de materia de acusación el abogado está para poder realizar la denuncia o querella pertinente.

También son competentes a la hora de formular recursos, esto quiere decir que si un juez dicta sentencia y el acusado no está de acuerdo con lo que en ella se dice, bien porque va contra alguno de sus derechos fundamentales o porque considera que es contraria a derecho, se puede pedir que esa sentencia sea revisada.

Y otra de las funciones que puede tener un abogado penalista es la de intentar que la situación de su cliente mejore ya sea pidiendo la libertad provisional, la libertad condicional, el indulto o solicitar el tercer grado en la cárcel en las que se encuentre.

Si quieres ser abogado penal lo que tienes que hacer primero es estudiar la carrera de derecho, y una vez terminada matricularte en el colegio de abogados donde podrás ejercer de ello e ir especializándote en lo que más te guste.

 

 


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO