Diferencias entre homicidio y asesinato

En la doctrina hay un gran debate sobre si el asesinato y el homicidio se tratan de dos delitos distintos, o si el asesinato no es más que un agravante del homicidio. Hay dos posturas al respecto:

1- Hay quienes piensas que el asesinato se trata de un delito independiente del homicidio, todo ello basado en dos motivos: primero porque el nomen iuris (denominación técnica) es distinto, y el segundo debido al considerable salto punitivo que hay entre ellos.

2- Otros piensas que simplemente se trata de un agravante del homicidio, y sus argumentos son: primero porque el asesinato se encuentra en el título I del libro II, cuya rúbrica se refiere al homicidio y sus formas; y el segundo argumento hace referencia a la ley del tribunal del jurado donde aparece la expresión homicidio, pero no se duda que el jurado también es competente para enjuiciar el asesinato, por lo que se tratan de un mismo delito solo que el asesinato es un tipo agravado.

Así que hoy en día tampoco está muy claro si en verdad son delitos independientes o no, pero el caso es que hay circunstancias diferenciadoras entre ambas figuras, de ahí su gran diferencia a la hora de las penas.

Ambas figuras delictivas atentan contra la vida humana independiente, por lo que el bien jurídico protegido es el mismo, pero las diferencias se presentan en la conducta típica.

El homicidio aparece regulado en el art.138 CP, y éste se trata de un delito de resultados y medios indeterminados. Esto quiere decir que es necesario que se produzca un resultado (la muerte), y en segundo lugar es indiferente el medio que haya usado el sujeto para llegar a ese resultado. Este delito está penado con la pena de cárcel de 10 a 15 años. Además el delito de homicidio se puede llevar a cabo de forma activa (matar a alguien con un arma blanca, empujándole al vacio…) o de forma omisiva (mujer que deja de cuidar a su marido tetrapléjico que muere a causa de esa falta de cuidados). Por último este delito exige la presencia de dolo o intención de causar dicho resultado, ya que si no se trataría de un tipo atenuado, que es el homicidio imprudente.

Por otro lado se regula el asesinato en el art.139 CP, como un tipo agravado del delito anterior, pero en este caso para que esté presente se requiere dar muerte a un tercero con 3 circunstancias: alevosía, precio, recompensa o promesa, y ensañamiento. Aquí la pena que se establece es de 15 a 20 años de prisión, esto es debido a las propias circunstancias del hecho, cuando la acción sea más peligrosa para el bien jurídico.

En cuanto a los circunstancias del asesinato:

1- Alevosía:  Se define como obrar a traición y sobre seguro, es decir está presente esta circunstancia cuando el culpable comete este delito utilizando medios, modos o formas que aseguren el resultado, sin el riesgo de que el ofendido se pueda defender. En este caso hay algún autor que no está de acuerdo con que la alevosía consista en una circunstancia que implique la gravedad de la acción, ya que implica agravar la pena de quien se asegura de llevar a cabo su propósito de matar a alguien con éxito.

2- Precio, recompensa o promesa: Se debe de dar una unión de causalidad entre el precio, recompensa o promesa y el ejecutar la muerte, es decir debe de tratarse de un acuerdo anterior a la realización de la acción, aunque no es necesario que se llegue a efectuar el pago de ese precio, recompensa o promesa, es suficiente con el ofrecimiento. La razón es que hay un mayor peligro cuando la acción es llevada a cabo por un profesional que por alguien que no se dedica a ello.

3- Ensañamiento: Consiste en aumentar deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido, causando para éste padecimientos innecesarios para la ejecución del delito. La razón radica en que el resultado que se produce es más grave.

Estas son las diferencias entre homicidio y asesinato, las cuales son interpretadas por unos como argumentos que demuestran que se tratan de dos delitos diferentes, y otros que lo hacen en el sentido contrario. Así que este debate seguramente continuará a lo largo del tiempo, ya que siempre habrá partidarios de ambas teorías.

 


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO