Diferencia entre denuncia y querella

La diferencia entre denuncia y querella se trata de simples formalidades, y éstas aparecen reguladas en la ley de enjuiciamiento criminal. La denuncia está en el Libro II Título I, y la querella en el mismo libro pero en el título II.

La denuncia requiere los siguientes requisitos:

1- Cualquier persona que presencie algún delito público está obligada a presentar una denuncia, y debe presentarla ante un Juez de instrucción, de Paz, Comarcal o Municipal, o Funcionario fiscal más próximo al sitio en el que se encuentre. Si no se cumple esta obligación conlleva una pena de multa.

2- Las únicas personas que están exentas de esta obligación son los impúberes (varones menores de 14 años, y mujeres menores de 12) y los que no gozan de plena capacidad mental. Además tampoco tienen esa obligación a denunciar el cónyuge del delincuente, los ascendientes o descendientes, así como los hijos naturales.

3- Si por razón de su cargo, profesión u oficio tiene noticia de algún delito público, está obligado a denunciarlo inmediatamente ante los órganos anteriormente mencionados. Y en caso de incumplimiento ocurre lo mismo, está penado con una pena de multa. Los únicos que no entran dentro de este grupos son los abogados y los procuradores, que no estarán obligados a denunciar los hechos que sus clientes les confiesen.

4- Por último, las denuncias se pueden llevar a cabo de dos formas: por escrito o de palabra. En caso de que la denuncia sea por escrito es necesaria la firma del que denuncia, mientras que si es una denuncia de palabra un funcionario realizará un acta donde aparecerá todo lo declarado por el denunciante, y ambos deberán firmarlo.

 

Con respecto a la querella:

1- Todo ciudadano español, sea o no el ofendido por el delito, puede presentar una querella. Pero además los extranjeros también pueden presentarla si se tratan de delitos contra su persona o bienes.

2- En este caso solo se podrá presentar ante el Juez de instrucción.

3- La querella se presenta por medio de un procurador, y el abogado deberá suscribirla. En ella debe aparecer toda la información sobre los sujetos, los hechos ocurridos, la petición de que sea admitida, así como la firma del querellante.

4- Si se trata de un delito solo perseguible a instancia de parte deberá acreditarse la celebración de un acto de conciliación, o por lo menos el intento.

5- Además, para terminar, al querellante se le puede exigir una fianza, para responder de las resultas del juicio.

 

En resumen, la denuncia se trata de algo más abstracto y con menos formalidades, mientras que la querella es algo más personal.


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO