Consecuencias penales del impago de prestaciones civiles

El título XII del libro II se encarga de los delitos contra las relaciones familiares, y dentro de éstos se puede encontrar un delito que hace referencia al impago de prestaciones civiles establecidas en sentencia judicial.

El art.227 CP especifica dos posibles hipótesis:

1- Impago de prestaciones civiles establecidas judicialmente en procedimiento de nulidad, separación o divorcio.

2- Impago de prestaciones civiles establecido judicialmente en procedimiento de filiación o alimentos.

La diferencia entres estos dos es que el primero es una pensión dirigida al mujer, mientras que la segunda va dirigida a los hijos para colaborar en su educación, alimentación, y demás necesidades.

La conducta de esta delito consiste en dejar de pagar durante el período de dos meses consecutivos, o cuatro no consecutivos. Hay una disputa en la doctrina debido a que no se regula el tiempo exacto en el que se deben de tener en cuenta esos cuatro meses no consecutivos, pero por lo general se entiende que son cuatro meses no consecutivos en el período de un año.

Una de las críticas que recibe este figura se trata de su inconstitucionalidad, por tratarse de un supuesto de prisión por deudas, algo que es incompatible con el art.11 del Pacto Internacional de  Derechos Civiles y Políticos de Nueva York de 1966. Pero hay varios argumentos que descartan que se trata de una prisión por deudas:

1- Porque el delito sólo está presente cuando se deja de pagar cuando se puede, no existiendo responsabilidad en los casos en los que en los que el marido o la mujer no puede hacer frente a esa pago debido a su situación económica.

2- Cuando se tratan de hipótesis de escasa entidad tampoco existe responsabilidad, aunque la deuda no desaparece.

3- Y por último,  debido a que se trata de una desobediencia de una resolución judicial, aunque no existiera dicha figura igualmente sería punible bajo la base del art.556 CP.

Por tanto se trata de delito de omisión puro, debido a que es suficiente para la presencia del delito con la abstención de pagar, sin necesidad de producirse un resultado ulterior. Igualmente está presenta esta figura en los casos en los que la mujer y los hijos tienen garantizado su sustento, pero en los casos en los que no se pueda hacer frente a dicho pago la responsabilidad desaparecerá. Eso si en estos últimos casos lo que hay que hacer es presentar la documentación pertinente para que se pueda realizar un cambio en la pensión, nunca dejar de pagar.

Esta figura delictiva es solo perseguible a instancia, lo que significa que es necesaria la denuncia del ofendido.

En relación con este delito existe un falta correlativa, se trata de los casos en los que se incumplen las obligaciones aprobadas en un convenio judicial. Algunos ejemplos serían hipótesis en las que no se facilita el régimen de visitas al padre o a la madre, cuando el padre o la madre no devuelve a tiempo a los hijos en el plazo establecido, o pagar la pensión pero fuera del plazo establecido.

 


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO